COMUNICACIÓNMARKETING

REUNIONES Y MANICURA

 

El mundo profesional y personal se entremezclan muchas veces, las últimas tendencias hablan de que el día no está dividido exactamente en 8 horas para descansar, 8 para trabajar y 8 de ocio; de hecho las redes sociales han sido también las causantes de que contactos personales se vuelvan profesionales (y viceversa);  que no exista una relación tiempo – espacio.

Desde hace muchos años en Europa y EEUU los negocios no se cierran en bonitas salas de reuniones de elegantes oficinas si no en restaurante o lobbys de hoteles, porque ofrecen un lugar amplio y relajado. Los datos e informaciones necesarias están en sus “laptops”, Iphones, gozan de conexión wifi gratuita y no tienen interrupciones constantes de miembros de la oficina, disfrutan de un café, un té o un refresco en un ambiente distendido. Esta práctica cuesta todavía incorporar la en América Latina dónde todavía tiene fuerza la presencia de una imagen de empresa según su ubicación o sus instalaciones.

La mujer profesional es tal vez el sexo más polifacético, siempre se ha dicho que los lobbys de empresarias hacen negocios, resuelven temas personales, solucionan cuestiones domésticas y pueden realizar varias tareas a la vez, así están desarrollados nuestros cerebros femeninos. Entonces ¿Porqué no mantener una reunión de negocios mientras nos arreglamos las uñas?

New York, siempre marca tendencia, ese ha sido por ejemplo el éxito de la serie “Sex and City”, nos gusta vernos reflejadas en los personajes de mujeres femeninas y ejecutivas. Y son nuevamente las mujeres de Manhattan que nos muestran esta nueva forma de hacer negocios.

Reuniones en los salones dónde hacen la manicura. Así nos lo cuenta la periodista Jo Piazza; es una forma de aprovechar el tiempo, un lugar perfecto donde no existen las interrupciones de las llamadas al móvil o los tweets o chatear porque tenemos ocupadas las manos eligiendo el color del esmalte, todo son momentos para conversar y escuchar, no se puede ni contestar un mail.

Son reuniones más íntimas.  De momento comparten la manicura de sus manos, la pedicura ya es un grado demasiado íntimo todavía.

Entonces, ¿te parece qué nuestra próxima reunión sea en el salón de manicura? ¿Qué color nos ponemos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *